POESÍA

Iván Vergara

José Delpino

Juan Manuel Zermeño

Julio César Pol

Marcela Parra

Martín Barea

Oriette D’Angelo

Vadik Barrón

Iván Vergara (México, 1979) Poeta,  músico,  editor,  antologador  y  gestor  cultural,  actualmente  vive en Sevilla, España. Dirige la Plataforma de Artistas Chilango Andaluces (PLACA), proyecto  que  difunde  y  vincula  la  cultura  mexicana.  Creó,  organizó  y coordinó  las  siete  ediciones  y  las  publicaciones  del Recital  Chilango Andaluz (RCA) en Sevilla, Ciudad de México y otras ciudades andaluzas. Ha participado en proyectos artísticos de distinta índole como actor y director de teatro, director de cortometrajes, locutor de radio, etc. Fue miembro del grupo de folk-rock Mañana, con el que publicó su primer disco A ver quién llega antes al fin, en 2010. Publica en 2013 su poemario:Era Hombre Era Mito Era Bestia / Man Myth Beast, traducido al inglés por Jennifer Rathbun. Anteriormente publicó el poemario breve Montañas de Aurelia, con la Editorial Homoscriptum de NY, en octubre de 2011. Ha colaborado para periódicos mexicanos como corresponsal de la región andaluza. Publica bimensualmente artículos en la Revista Registro (Mexico). Actualmente  prepara  la  primera  temporada  de Ciudades  Literarias y  Contemporáneos  primeros  programas  para  TV  de  la  PLACA.  En  el 2009 creó la Editorial Ultramarina Cartonera & Digital, de la cual funge actualmente como editor. Escribe constantemente en el blog La firma del caracol.

Selección por Gladys Mendía de ERA HOMBRE ERA MITO ERA BESTIA

UN SILENCIO ATLÁNTICO

 

Mi padre cruzó un continente,

se convirtió en indio posmoderno

al entrar por la aduana del nuevo mundo,

surcó presto su orientación de monte

y perdida la esperanza tomó trenes,

autobuses para otras tierras,

aviones erradicados por la peste

y no era él

hoy mi padre yace en cama

bajo el agobio de las horas extra,

trajo un lastre de quinientos quince años

con el cual descansar los pies y las manos

y no sean él

yace mi padre en un techo de casa blanca

con su cuerpo moreno asfixiado por la historia,

con su cuerpo tallado por la vista de los volcanes

y un indómito yacimiento de leyendas

donde se escribe la historia de mi viejo,

sobre una ladera marina y tintas de piedra

 

 

 

ha salido esta tarde y se ha tirado al río

con el fardo absurdo de todo lo recorrido,

ha ahogado a los peces contándoles la historia

de un hombre y una mujer que se amaban

como tierra blanca y fértil,

yelmos recios de conquista

ha devorado al unísono dos continentes

y se ha convertido en tierra submarina;

salió por la tarde un indio posmoderno

y la noche recibió todas las almas,

todos los llantos

por la noche un llanto de ultramar,

por la mañana la tierra engreída,

conmocionada por la espera que mueve valles,

tumba ciudades, engendra mitos,

y lo que se escucha entre las ruinas

es un llanto que pierde a sus vástagos

un padre indio que duerme en casa blanca

con su corazón rebozando tierra,

rebasando a las aves,

resplandeciendo de nada

absoluta nada

 

 

 

MIENTRAS LA CIUDAD DESPIERTA,

MÁS OLVIDA EL HOMBRE

 

Éramos el tiempo idóneo de las grietas,

un cauce de urbes que se olvidaban de sí,

un descuido que rompe, un descuido que pasa,

una caricia entre los muros  y tus muros

son la hebra de un rito perpetuo; continúa

con el enfado de los montes, y escupen

al temblor un lugar común, y el agua

se nombra respiradero o artificio, y la madre:

esta ciudad de errores putos como el hambre

éramos el tiempo dentro de la espuma,

un lamento largo y pesado, de un aullido

cerdo y lento que imitan las venas.

Calcamos al revés el origen de las especies

para que saliera la vida, torva y estúpida,

imitando al animal que nacimos siendo

éramos ríos que fueron avenidas,

abismos que fueron puentes,

muertos que fueron sueño,

llanto,

marea

 

 

 

VAGONES

 

Solemos espantarnos en el metro

de sus habitantes mudos,

de sus miradas enjuiciadoras y permanentes

fijas en nuestro pasado

fijas en lo que dejamos en la anterior estación

solemos aburrirnos

sobre todo por las mañanas,

en que inocentes rozamos

nuestra carne con la ajena

alivia la alarma

cuando predestina nuestro arribo,

alivia el convoy

al seguir de frente,

siempre sólo,

por la única vía que nunca se queda atrás,

como nosotros: brillando de tiempo perdido

 

 

 

NADIE TE DIRÁ CÓMO

MUERE EL TIEMPO.

 

nadie te dará señas de su azar

ni te dirá cómo vencer su esfuerzo.

El tiempo es un aire estático,

lo transcurrimos

no habrá quien te hable de la angustia de las eras,

quien decida que frente a los espejos reinará el vacío,

quien decida que la noche hablará por sí misma,

que no habrá perros suficientes para la hoguera

no habrá quien te diga qué pirámides son falsas,

cómo rescatar la palabra del conato clasificatorio,

cuánto andar errante conducirá a la voz

de un tiempo ebrio de sequía,

denso de almas errantes

no habrá quien te diga cuán estériles son estos verbos,

el reloj sabrá de sí y será en el reflejo del hombre

un océano sin islas, un océano sin tierra que conquistar

 

 

 

 

VOLVER A PRESCINDIR

DE LOS RÍOS

 

como el que presiente

que hay alguien detrás,

apuntando a la nuca,

soplando quedito

volver a dejar los ríos

en el bolsillo de viaje,

donde la herida tiembla

y nombra ventanas

aullidos

volver,

transformar al náufrago

en mono sedentario,

volver,

nombrarle cielo

al saber de sus deshielos;

volver y prescindirle,

pues volver por sus ríos,

entre sus venas y aristas,

nos convierte en dioses furiosos

sabemos que su cuerpo muta en otra tierra,

donde nos suele herir la memoria

(d)escribimos al mito que es cuerpo,

termina bajo tierra, empalmado,

devorando a sus propios hijos

hartándose de un tiempo

que prescinde de nuestro amor

 

 

 

 

LA MENTIRA ES LA NIEBLA

 

La niebla es la herida de una lluvia rabiosa,

su color, es el herraje de un cielo desbocado

dirigiéndose a los pulmones de la tierra;

enferma de cielo

rastrera,

dormida en el valle nos convierte en mudos de vista,

en ciegos de frío

líquida,

como suele vestirse si nuestra pasión la ata,

si la convierte en leona etérea

quisiera ser estatua de su obra,

del aprecio que provoca su simpleza

mas nos obliga a sentirnos nido,

donde el viento intenta su semilla

y la ingenua tierra sirve de lecho

cruzamos la sierra de Oaxaca y hemos rebasado las nubes,

esto no es niebla señores, esto que humedece mis ojos

es el grito de los espíritus que intentaron la vida,

chorreando de niebla estos valles que nunca han sabido de amo

 

 

 

 

PEDIMOS PERDÓN A LA BESTIA, POR

ENSEÑARLE QUÉ ERA LA MALDAD

 

 

quiso saber de antemano dónde ir,

no ir detrás de murmullos dorados,

detrás de sexos sin raíz

pedimos perdón a la bestia, por enseñarle juegos de dolor  y

abandono,

continúa tras el arrojo tardío de la sombra,

como antorcha viva frente a la ceguedad de los soles

esta bestia vive con silencios de todas las lenguas,

como el odio albañil de rascacielos y su celo de islas,

como la quietud de unos senos que no alimentan

no hay modo alguno que alcance la gracia,

ha olvidado lo que es el perdón,

no hay pericia que le haga sentir la noche viva,

no hay modo de llamarle fuego amigo

el terror que vive la bestia

es la gracia del rebaño

los engaños que continúan en la vida

son la bestia

 

 

 

 

ME ABANDONA EL HAMBRE

Y TEMO PERDERLO TODO.

 

perder lo humano que me aferra a la tierra

 

perder la sed,

el alarido

 

y quedarme solo

con esta piedra

que reconozco

frente al espejo

 

 

 

 

HABLAR DE AMOR

CON EL CENTENO

 

Hablar de amor a los cisnes

Al espejo

 

Hablar de amor con la bestia

De cómo le seremos infiel

 

 

 

SERÁ DE NOSOTROS EL TIEMPO

DE LA BESTIA.

 

atada al mástil de nuestro orgullo

desde la sequía de las almas,

engullen el tacto palpitante del viento,

un orgullo altivo de banderas y cruces;

tiempo de la bestia, tiempo de la gracia,

en que todo es obsceno como los telediarios y es todo

una broma de la vida haciéndonos creer lo erróneo

el tiempo de la bestia nos aparta de la cercanía,

¡amemos a la bestia!

a quienes nos dan palmadas grotescas

y nos pierden en la mirada del asfalto,

nos ingiere con su tacto corrupto, y ame,

ame tu vida-bestia que se precia de serlo

será de nosotros el tiempo sin alimento,

cuando seamos una bestia famélica y nos apene

como nos apena el hambre transatlántica,

entrada exclusiva de ritos transgénicos

y florece como lo hace la bestia y su palabra,

la más antigua de los quehaceres humanos,

la más antigua demostración de amor;

ya lo decía el tigre y su odio amargo:

la vida es creciente mientras sea la bestia mascota,

ría y sea estúpida de ignorantes muertes,

de la continuidad del odio ibérico,

odio americano, odio santo y sin escrúpulos,

odio imberbe de asfixia, odio eólico,

odio titánico, cito: perfecto odio

 

 

 

 

de Montañas de Aurelia

 

 

(20:45)

 

Se verán entonces a las ocho cuarenta y cinco,

como se ven siempre los amantes,

en la hora compuesta, la cómplice;

se verán y se amarán desesperados

susurrando deseos a la almohada,

escurriendo por dentro, por debajo.

 

Llegarán las once

y la prisa

y el escape

y la cita

esperará otro día.

 

Se verán entonces a las ocho y cuarenta y cinco

del día siguiente,

exigidos hasta en sueños, en lo lejano;

se amarán como ladrones

o hasta que llegue la cordura

y el arrebato rosado del –hasta mañana.

 

Se verán entonces a las ocho cuarenta y cinco

de los siguientes meses,

dejarán los lleven de la mano,

dejarán que el ritmo tome su compás

entre aquello que no creen,

que no quieren creer.

 

Se verán entonces a las ocho cuarenta y cinco,

casi por coincidencia, como si no quisieran,

como si pintar de rojo la pared no fuera crimen,

como si ignoraran las horas y los sobresaltos,

como si la habitación fuera nevera de tiempo,

como si por debajo de las cortinas se escondieran

duendes;

casi por coincidencia, como si no quisieran.

 

Se verán entonces a las ocho cuarenta y cinco

decididos a comprometerse, a atarse,

con esas palabras que saben a vacío

cuando se acerca la inminencia,

la aletargada que llega segura

con pasitos trasatlánticos,

con fotos prostitutas de la vieja Sevilla,

con la ciudad Promesa como promesa

de que también podrá ser consuelo de los perdedores,

de los que no han de ganar.

 

Se verán entonces a las ocho y cuarenta y cinco

y para entonces ya los habrán olvidado,

no tendrán que dejarlos en el arrebato,

no tendrán que componer excusas para ellos;

se verán entonces a las ocho cuarenta y cinco

de algún siglo que los haya dejado atrás.

 

Se verán entonces a las ocho cuarenta y cinco

de un día que aun no llega,

que paga para arroparlos

con aquel viejo aroma

de los nuevamente culpables.

 

 

Aurora

 

Escuché entonces

el sonido de un águila que venía

de un sitio,

no era el braceo incansable

ni la mirada aguda,

era un llanto de reclamo

que me colocaba en lo alto,

a un lado del estruendo

donde aquellas aves vuelan y hablan

ajenas a nuestra comprensión.

 

Escuché entonces

una melodía incolora

de algunos olvidados

y de muchos redimidos,

 

escuché entonces

que no había más sonido

en las habitaciones de casa,

sería acaso que amanecía y que la lluvia

se apoderaba del estruendo ajeno,

siempre lejano y siempre presente

del gigante que marcha con pasos de ondas

que se ocupará de entrar por ti,

en ti.

 

Te escucho entonces

y abandono la búsqueda

que resulta innecesaria al comprender

que la derrota era anticipada

al ser victoria de uno solo.

 

Te escucho

y lo que abrigo con estas hojas de maíz

es la semilla de lo que me brota:

soy surtidor

soy pescador

me acomodan en la butaca

justo detrás del redimido.

 

Caigo del cielo en forma de trueno

y lo que se observa desde la distancia

es un día claro que comienza a languidecer,

convirtiéndome en rojo,

siempre en rojo, y que en un canto

desde lo más alto, se deja rebasar.

 

José Delpino (Maracaibo, 1981) vive en Caracas desde 1997 y se dedica a la poesía y al ensayo. Es melómano y entre sus intereses más acendrados están la poesía, el cine, la literatura, y la teoría crítica y cultural. Su primer libro, Fanes(2010), ganó el III Premio Nacional Universitario de Literatura (2009) y fue publicado por la editorial Equinoccio. Sus textos han aparecido en diversas revistas y blogs de Venezuela (Letralia, Las Malas Juntas, El Cautivo, Poesía, Arepa, Afinidades Electivas y El Salmón), España (Quimera y Alhucema). Actualmente es investigador y profesor de literatura en la Universidad Simón Bolívar (Caracas) y trabaja en dos libros de poesía, que se titulan Cercados Rotos y Poemas inducidos. Con cierta frecuencia, publica ensayos, poemas y traducciones en su blog, Autopista Inmóvil.

 de Cercados-Rotos

 

 

 

GUAIRE

 

 

 

espinazo                      la brisa

la brisa                        cuenta larga

partido impulso engamelote de yesca

cercada continua línea sinuosa

rosario-reseco-de-lengua-vacía

osario-en-pulsantes-cristales-de-aire

espinazo

número

cuenta larga

la vida se borra de mano sin sangre

tacto

número

cuenta larga

paso diluye                  torrentera de esclusa

canaleta dormida

cráneo

sólidohuecodeojoencalladoen corriente de agua

espinazo partido

canaletaH30

H31

canaleta

perpendicular torrentera alargada

aorta de ceniza

H20 impávida

H201

H20-21-04

Cota-de-Agua

π sediento por maqueta extendida

Cota Clavada de Brisa

compás

clavada insistentela huella

H11H305rótulo H101

descenso ramal de la hebra del agua

cuenca que irriga los nervios de tiza

tiza dendrita sinapsis de excreta

HILLS OF CERRO VERDE

HILLS OF HATILLO COUNTRY HOUSE

HILL OF PATRIA

HILLS OF CALVARIO

HILLS OF BOTADERO

//

AL OTRO LADO DEL RÍO

TROPICAL POGROM

TROPICAL GUETTO

5 PM

geometría del charco

poética de la tarde

TorrenteH9

paso                                                    tras-paso

tráfico trancebarca recuerdo

irrigadotorrente

//(“MANO ROTA EN DIBUJO DE ESTÚPIDOS PLANOS”)//

trazada secuencia

canaletasub-i∑

sanguínea-lengua-blanca-vara-de-la-estirpe

río recuerdo

flema de Dios

∑río turbiopor la venas

río de paso

río agria ceniza

pelambre de abuelo

hipóstasis de camilla alargada

turbio-río-blanco por la venas

Mi

M % n-1

agua creadaentanteode muerte

olor de la plata comida

vértebra diente

carnenegra dorada demueble

cielo negro

y nuca insistente de niño

Dodge Dart1975 blanco

tráfico libre

nieve caliente

parabrisas reventando ante del Amparo

mil novecientos ochenta y seis

autopista regionaldel centro

árbol de sombra en camino

capital                                     de paso

aorta cagada

aorta dormida

Oh Roto Yung Wang Río Amarillo Seco Antes del Mar

patrono del saqueo y del agua

Oh Roto Yung Wang Río Amarillo Seco Antes del Mar

todos deben su justa dosis

el trozo

lamoira impávida

el suero

el pulmón artificial

laintravenosa de la estirpe

la píldora atragantada de la poeta fallida y potente

am 14-78-17-06

patrona del virus de las siglas

//

Oh Roto Yung Wang Río Amarillo Seco Antes del Mar

sonda prostática

prótesis embaulada del recuerdo

electrocutadatorrenteraH20

//

Ave

Aveagua de espumas grises

agua de tiza

Ave canaleta

agua de metano

aguadura

agua metal

agua pesada

agua oxigenada

Ave

agua detergente

H21-04

golpe tanta intercambio doloso de números

//

agua salmo inmundo

agua color de diente

agua piraña

agua en charco

agua de liriopreñado

agua de pez cuchillo

TORRENTERA A TRAVÉS EN EL CALCO DE LA TINTA BLANCA

 

//

 

MANO ROTAEN DIBUJO DE ESTÚPIDOS PLANOS

agua delishopo caído

Laudo de Nada

Justode Viento

YO

general en jefe que miraeste títulocomo la esposa mira las galas y las joyas que se pone

ASÍ

el día de su matrimonio,

y ocupadaen negocios de mayor importancia,

POR Y PARA

apenas se da cuentade ellaspara complacer á su marido,

EL PUEBLO

asíyoapenas me acuerdodel grado de generalpara complacer a la-Patria-mi-marido

POR Y PARA ASÍ

con Mis galas Interminables de Esposa-general-en-jefe,

HOY

yo general-de-jefesfrente al espejo de mi título

digo mi nombre

y lo repito

lo repito

 lo repito,

 lo repito,

en gran interminable hermético conmigo mismo almuerzo

mi estómago de plástico y mis libros

mi intestino de repuesto

HOY

//

 

 

MANO ROTAEN DIBUJO DE ESTÚPIDOS PLANOS

Cetro de Patria

HOY

Partido Intestino Torrentera

ataúd de caudillomaniroto

Lento Langostino

Cirio Encendido

Ave—Rosario—de—Lengua—Vacía

nombre escupitajo

calmante píldora

PeVUZ-ZUZ

pez piraña

Pueblo del Montede Agua que Preside

sobre el Hundido Valle

estoen tránsito de kilómetros cuadrados

(venas blancas

República acostada porsu lecho)

esto sin límite

sin paradero

sin hogar señalable

por dentro

vertedero

río torrente intratable de pielblanca

 

espinazo                                                                                la brisa

la brisa                        cuenta larga

quijada intestina

aorta

sinpiedras

ceniza

vertida

lisaerguida hilera de tallo

alumbrede boc

a

cota

de AguaCota

clavada de brisa

Insistente-Lengua-De-Huella

insitenteolvido

diente partido

y memoria

metálicaentraña

corona

y

cicatriz

haciendo aguas

 

 

 

 

y partiendo el valle

 

 

 

Juan Manuel Zermeño (Monterrey, México, 1991).  Se mantiene inédito.

 

Selección por Gladys Mendía del libro inédito Diet Coke

GOMA DE MASCAR

 

todos estamos bien guapos

lástima que escribamos poemas

 

 

 

 

 

TELESCOPIO MIALEGRÍA APUNTA A UN ROCKSTAR

 

salgo al porche sin camisa a fumarme el penúltimo

pall mall de la cajetilla después de dejar

a mi hermanito atracado de la risa con sherk tercero

 

la luz mercurial da testimonio de como el viento

me despeina pelo en pecho asemejando la mano de

vivian campbell raspandome los vellos

a diestra y siniestra con tono de roncanrock

 

le volveré a dar play a photograph de def leppard mientras su

la vecina con ombliguera de the ramones ad hoc a la canícula

me espía desde el telescopio que le compró su padre

para ver las estrellas

 

 

 

 

 

 

QUIERO SER UN GATO JAZZ

 

iba a escribir un poema pero recordé que era tarde que tengo que

salir y tomar un café y escribir otros tantos the wall de pink floyd

 

pero sabía que tenía otro montón de labios que resolver

y volví temprano a casa

a darle de comer al gato

 

él si escribe poemas y nadie lo sospecha

 

 

 

 

 

 

LITIHUM O LEVE DESVIACIÓN DE UN CALDO DE RANA

 

qué te digo de mí muchacha arisca de canciones grunge en madrugada

tengo más amigos acumulados en face que horas sintonizando televisa

más colillas de cigarro escondidas en el sótano que libretas con poemas

 

a papá le da cosa que se me desbarate la lengua primero que los zapatos

allá en el rancho da igual el currículum si te caes del caballo

las damiselas aprenden a montar primero en los hombres

 

quiero echarme una maroma hacia atrás para atraer tu atención

o darme un tiro sobre el sofá si es que tanto te gusta nirvana

y es que en verdad la hago de mosca por esas ancas de rana

 

 

 

 

 

QUE TE ELIMINE PANAMÁ NO TIENE PRECIO PARA TODO LO DEMÁS EXISTE MASTER CARD

 

amé el fútbol bebí cheve en vez de vino cuando se acercaba el pentecostés

le grite óle a brasil cuando nery castillo le metió un gol en copa américa

 

en aquellos tiempos cuauhtémoc reventaba las redes a los casi cuarenta

yo tenía unos tenis nike total 90 y decía no a guille en la selección

 

pavel pardo le volaba los sesos a la barrera y columpiaba la pelota

hacia el ángulo que no alcanzaba a trasmitir televisa deportes

 

no sé que fregados se creen estos playmates me hartan los

comentarios de jorge campos y de martinoli y de los amigos

de papá que dicen mierda chepo pero ésta es una selección nacional

 

no un cóctel a la espera del caviar

 

 

 

Julio César Pol (Ponce, Puerto Rico 1976). Escritor, editor y economista. Es uno de los escritores y editores más influyentes de la promoción/generación de 2000.  Fue co fundador de varios de los grupos literarios más relevantes de la década de 2000: El Sótano 00931, Colectivo literario, Botella al mar y La generación del nuevo ‘98. Fue Director de la revista El Sótano 00931 en el período de 2000 a 2007. Además fue Coordinador General de los encuentros de (De)Generaciones y editor de la antología Los Rostros de la Hidra.

Ha publicado los libros La guerra de las Galias (edición de autor),La luz necesaria, Idus de marzo, y Mardi Gras, estos, publicados bajo el sello editorial Isla Negra Editores.

Además ha publicado en revistas internacionales como "Desde el límite" (2002), "Borinquen literario" (2004), "Letras salvajes" (2004) "Hostos Review" (2005), "Aullido" (2006) y "Baquiana" [www.baquiana.com](2006).

En su rol de editor publicó las antologías Los Rostros de la Hidra y Poesía de Puerto Rico: Cinco décadas (1950-2000), esta última junto a otros editores. También, ha sido incluido en dos antología de escritores jóvenes latinoamericanos 2017 (2010)  y Transito de fuego (2009).

Pol obtuvo premios en los certámenes de ICPR Junior College, en los certámenes Universidad de Puerto Rico en Ponce, la Universidad Politécnica de Puerto Rico, el certamen del Círculo Jaime Marcano, el certamen del Círculo de Recreo de San Germán y el certamen de Olga Nolla de El Nuevo Día.

 

Selección por Gladys Mendía de Mardi Gras

La intemperancia de Salomón

 

beber del fruto

-no de la manzana-

del glúteo

que no sacia

 

probar la gota de sudor

en la mujer amarilla

bajando espesa como la soya

 

la leche avinagrada y tibia

del sudor de la mujer blanca

haciendo surcos

entre estrías

 

desvariar en el vahído del sudor

de la mujer negra

probar el éter del comino

subiendo puñales por la carne

 

pero de la mujer roja

no la gota de azafrán

sino el vapor

de un pubis que te consume

lentamente entre llamas

 

 

 

 

Lo que de ti queda

 

A Melisa

 

Si te pudiera revivir

Desde este regusto de ti en mis labios

 

Reconstruir tu nombre

Tus senos tu sexo centelleante

Detener un segundo

La presión con la que me sometías

 

En el secreto de mi lengua

Lo que guardé de ti

 

El sabor íntegro de los muslos truncados

La ciencia trémula que mordí

El resabio avinagrado de tu genética oscura

 

Si pudiera revivir

Lo que dejaste en mí

La resonancia en espiral de cada movimiento tuyo

Un recuerdo con raíces en mi boca

 

 

 

 

Apostasía

 

Colgué sobre tu silla

Claudia

con mis calzoncillos

mis votos

y la madre iglesia

 

para dejar la sacristía…

 

y entregarme a ti

contigo

a los placeres de la carne

 

 

 

 

El poeta

 

El poeta obeso levanta sospechas

quiebra sillas en los recitales

Lee poesía con voz entrecortada

fatigado por la faja

 

Sobre su paso de viejo lento

lo antecede

su panza planetaria

como carta de presentación

 

Obrero de la palabra

atrincherado

no por lo que le falta

sino por lo que le sobra

 

Desdeña un buen libro

por una ración generosa

de patatas con carne

 

Discute con pasión temblorosa

Con tenedor en mano

con cuchillo

la poesía

 

Es peligroso

Asesina la imagen del escritor

muertodehambre

 

Jamás le des la espalda

al poeta obeso

 

Desconfía

 

Porque su falta de mesura

es su intención

 

 

 

 

 

Desorden metabólico

 

Malentenderán la causa natural de mi muerte

y atribuirán al sobrepeso

lo que realmente fue

una decisión

 

Todos estos años sentado frente al banquete de la vida

decidido a probarlo todo

sin tiempo para repetir

otra idea hedónica

otro faisán en el plato

el sabor de otra cicatriz en el cuerpo

 

Había que probar algo

diferente

 

Había que desentrañar

arrebatar el placer etéreo

resguardado en el segundo

intentarlo todo

 

Yo escogí de todas la salidas

la placentera

 

 

Marcela Parra (Temuco, Chile 1981) Es poeta y compositora e intérprete musical. Como poeta, ha editado en Chile el libro Silabario, Mancha (2008, con re–edición española en 2012) y Ambulancia(2010, con re–edición argentina en 2011). Ha recibido el premio de poesía Enrique Lihn en el Concurso Nacional de Arte y Poesía Joven de la Universidad de Valparaíso/Chile, la Beca de Creación Literaria de la Fundación Pablo Neruda/Chile y del Consejo Nacional del Libro y la Lectura del Gobierno de Chile. Su obra ha sido antologada en diversos medios en Chile, Argentina, Perú, México, España y Reino Unido. Sus composiciones presentan un cruce entre el folklore latinoamericano y europeo, diferentes corrientes del rock, música contemporánea del mundo y música objetual. Participa además como vocalista y bajista en el proyecto Tábano: garage–fusión chileno. Ha editado como solista el E.P Astronautas en la playa en 2008, y junto a Licántropa, el disco Agüitaperra. Como solista, ha realizado presentaciones en Chile, Portugal, España y China. En 2010 recibe el tercer lugar en el concurso internacional de cantautores Abril para Vivir, en la ciudad de Granada.

 

Selección del libro Ambulancia, por Gladys Mendía.

Villanas

 

Pude ser la chica de los calendarios de Capel

que mi tío regalaba a mi papá en los ochenta.

La misma del taller de bicicleta del abuelo

la novia imaginaria de mi hermano

esa que mi prima dibujaba.

El vecino de la casa #640 me lo dijo

él me vio crecer desde la edad

que tienen sus dos hijas ahora

(de vez en cuando juego con ellas).

En la villa nos encuentran ricas a todas.

¿Será por el uso de material ligero

formando pliegues en casas y faldas?

¿Será que su metáfora no es el caviar

sino la Fanta con tacos de mortadela?

Qué calendario ni qué vecino.

Con mis hermanas a esas desnutridas

les declaramos lenta guerra.

Borrando sus dientes con lápiz pasta

poniendo bigotes y juntando cejas

porque mi madre rellenita cocinaba frente a ese muro.

A fines de diciembre el calendario daba risa y pena.

Sin embargo cada enero, con enemigo renovado

cargaríamos nuestros lápices para la próxima contienda.

 

 

Anotaciones negativas

 

No se depila, se pinta, no plancha la falda.

Imita a los que fuman, escarba su entrepierna

con un espejo y se lo comenta a sus compañeras.

Tiene dos amigas para comer helados de agua

que se pegan en la lengua. Juntas persiguen

a chicos que no conocen y les ponen nombres

pretendiendo que son sus novios

llegando incluso a la autopolución.

Se vuela con nuez moscada o con cáscaras de plátano,

rebana sus brazos con un tip top

(eso lo hace todo el grupo curso, todas se fabrican tatuajes

como si el colegio fuese la cana).

Orinaron paradas afuera de la disco que se hacía en el gimnasio,

acto en honor al perro gris y polvoriento

que enterraron en nuestro patio,

medio en broma, medio en serio.

Camina hasta su casa porque no encuentra el monedero

ensayando su primer amor en el reverso de la mano

mientras espanta la borrachera con palmetazos de lluvia.

Confunde a la luna con una bola de espejos

Y se adueña de la pista, desafiando bocinas de bicicletas

y de unos cuantos autos viejos, que por más que lo intente

nunca  la  van  a  atropellar.

 

 

Vacaciones domésticas

 

Entre una ruma de muebles y de ropa

(escultura llena de bolsillos y cajones falsos)

chilla la honestidad con que se dobla

el cartón de la caja de tus nuevas zapatillas.

Hemos pasado tantas vacaciones en la casa

como el número de cerrojos sin llaves

que guardamos junto a un puñado de llaves sin cerrojos;

una pareja perfecta

que no funciona.

Simulaciones de oro y piedras preciosas

conforman las joyas de nuestro ascenso

a una mediocridad inofensiva.

Aunque detrás de todo trofeo siempre

habrá otro monumento que se impone:

Un día se asoma el plástico de las perlas, rompemos los bolsillos falsos y les hacemos un fondo cocido a

mano con una tela comprada por peso, suave, tornasol,

inflamable. Y así, seguimos turnando nuestras rondas al

rededor del núcleo de la centrífuga; un punto suspendido

en que nada se mueve y en torno al cual lo que sucede

a diario se apelotona y gira.

En la casa anterior siempre hubo

sacos en lugar de sábanas, sábanas en lugar de cortinas,

cortinas en lugar de manteles, frazadas en lugar de puertas.

Hemos comenzado a ordenar esta otra, como siempre;

sin ganas, y terminando obsesionados

con eliminar minúsculas manchas

y realizar costuras milimétricas.

Se nos pasa el día rebotando entre dos pisos

arrejuntados por una escalera sin barandas,

esparciendo cera por el suelo inclinado de la cocina

con la camiseta de unos ídolos que nadie recuerda.

Limpiamos sin querer, pensando en la nieve y un trineo.

En una navidad blanquecina que heredar,

antípoda de las abejas

de los orejones deshidratándose en el techo,

del espejismo en el manguereo callejero

que derretía en sol y agua el rostro de los niños.

Imaginando una alegría tosca, como un ramillete de malezas

extraídas de aquel patio hoy dudablemente enorme

custodiado por una perra mansa, mestiza

cuyos cachorros alguien hizo desaparecer.

 

 

Sonambulancia

 

Algunas noches, estando solos,

Se escuchan pasos que recorren el cuarto. El piso suena

y aparecen siluetas de reojo.

Sentimos su presencia por la espalda,

excusa para tomar un cuchillo inútil

contra aquellos que no tienen carne.

Qué nos enseñaron los siete años de ingeniería

las prácticas de laboratorio y los posgrados en el extranjero.

Tenemos miedo y volvemos a creer en los fantasmas.

No podemos ir al baño

porque al sentarnos en la cama, algo

nos puede tomar los pies y

¡sorpresa!

por eso casi nos hacemos encima.

Al cerrar los ojos, forzando el sueño

se proyectan sobre los párpados

imágenes horribles,

las que quinientas veces

replican hasta el amanecer.

Cuando un rayo de sol nos recuerda

que las tablas viejas crujen

y la llave del lavaplatos

sigue goteando. Que volvimos a rendirnos

ante el asecho de una garra amenazadora

que resultó ser por la mañana

la  tímida  silueta  de  un  arbusto.

 

 

Primeros auxilios

 

¿Te acuerdas cuando estábamos en el jardín infantil y le apretaste el dedo a esa niña con la puerta?

Cómo se llamaba. ¿Débora?

Siempre discutían porque ella decía que era tu

hermana de leche y tú no querías serlo. Débora no tenía

padre ni madre, la tuya en cambio, era directora del jardín

y las había amamantado a las dos. Tú no le hacías daño

a nadie sin que te lo hicieran primero, pero esa vez nos

sorprendimos todos y aún no sabemos si fue sin querer.

Corriste a la cocina mientras ella te seguía y cerraste con

fuerza para que no entrara, pero la puerta rebotó y tú

insistías en cerrarla. Hubo silencio, luego un chillido,

mocos y llanto. Mientras llegaba la ambulancia, tu madre

le hizo curaciones y te obligó a pedirle disculpas. Sus

lágrimas se sumergieron en el escote de la parvularia, y

 

fue  su  hija,  y  tu  enemiga,  y  sonreía.

 

 

Martín Barea (Montevideo, Uruguay 1978). Poeta y músico. Ha publicado Fuga de ida y vuelta (La gotera, 2000); Dos mil novecientos noventa y cinco (Artefato, 2002); Los ojos escritos (Premio 43 Feria de Libros y grabados, 2003); Por hora por día por mes (Estuario, 2008). Sus discos: Por hora por día por mes_ Parking poético (Ed. de autor, 2007); Grey tres hits ( Ed. de autor, 2010 ); Odisea en el parking planetario (Feel de agua, 2011 ).

Selección por Gladys Mendía del libro

POR HORA POR DIA POR MES

E

(parking poético)

 

 

19

 

Me animo a subir cada amanecer

por el escenario a representar

de rama en rama

de drama en drama

los tristes telones que han sido fondeados

bajo una trampa de sótano

y húmedo verbo

 

que nunca se ahogue el palo borracho en un vaso con agua

que gane de mano tu flor en una partida de cartas de amor

y al asesino lo asesine su coartada y al golpista lo maten de un golpe

algo así como la risa una noche de brujas sin más razones

no te suicides no te suicides institución de las traiciones

quiero que repitas cada día la sopa fría

del llenar tu cuchara con los ojos de sus corazones

 

que no se suicide

el perro con rabia

el gato con sarna

la rata en su orden

que entreguen las armas

las amas de casa

las madres solteras

las abuelas chochas

que haya una huelga conjunta

de hembras golpeadas y machos

travestis desertoras

 

que la guerra se resuma al fuego del tronar de los tambores

y por la avenida siga el baile y el desfile de cinturas cabezudos

y bombas de agua bajando los calores

que la razón de la poesía sea solo cantar canciones

y que la alegría vaya por barrios horarios

y constelaciones

 

no hay persona triste

más triste en los relojes

que quién no siente respaldo

para mirar el cielo vecino

y saludarlo

para ver al amigo

y llorar como niño

el suicidio de todos los dioses

 

qué levanten la mano los que creen en dios :

algunos discutieron,

dios se había muerto o no había vuelto a tomar la sartén por el mango

o se había ido de vacaciones o estaba de compras como ellos:

no se alzaron todas las manos

qué levanten la mano los que creen en vos :

la mayoría alzó sus manos

algunos por ellos mismos otros por otros

todos por ellos o por vos o por mi

 

no hay duda razonable

querido querida somos muchos

más que dios.

 

 

 

 

20

 

Importamos todo y no quiero nada

dioses importamos domingos y leyes

no me importa nada que venga después

importamos peste espejos mandamientos

enemigos deudas muertos de ultramar

importamos redes exportando peces

no me importa nada que pueda explotar

importamos horas de lunes a viernes

y pantallas planas planes planos

viajes sin viajar

importamos cruces exportando especias

exportamos huevos de oro sin parar

no me importa nada que tenga sentido

al teclado escribo Alfabetización

soy como el esclavo que te sigue el juego

no voy por el damero

soy alrededor

no me importa nada la regla y el juego

no me importa nada que me imponga miedo

prefiero reírme

cinco siglos hoy

no me importa nada que pueda tener

no me importa nada que venga después

no me importa nada que pueda explotar

no me importa nada que pueda importar

no me importa nada que pueda explotar

no me importa nada que tenga sentido

no me importa nada que me imponga miedo

no me importa nada

no me importa

nada

me anonada.

 

 

 

 

27

 

el alvéolo pulmonar

es comparable por su forma al árbol

o desde su antebrazo

a una mano de dedos extendidos

tenemos por costumbre dejar

la basura junto al pulmón

en silencio de nylon los restos de lo deseado

la cáscara

los huesos

lo que cocimos

lo comido lo no digerible

orgánico e inorgánico

el envase el precinto y el precio

lo pagado lo exhalado colgando de una falange

a mano de otras

manos al pie de la mano

 

desenvuelven limpian y clasifican

palabras

se ensucian por nombrar lo aprehendido

palabras

dignifican los restos del silencio

palabras

 

lo consumido se consume se consuma

como la forma de la mano

la da el árbol

como la forma del árbol

la da el pulmón

como la forma del aire

la da el silencio

y la forma de la palabra

la da la mano

 

y el movimiento viento crepita las hojas del árbol

e inscribe oxígeno estacionado

carbono apalabra

y deja caer

como por suspenso lo dicho

hacia alguna dirección

siempre azarosa

imposible saber del follaje

qué vocablo pende como al borde

del papel

del pulmón

del árbol

 

de la mano.

 

 

 

33

 

El objeto de la palabra a la sombra del lenguaje

lo dicho solo una dirección en el paisaje

como una esquela testimonia al ausente

el artista a la sombra del arte

durmiendo a la sombra del sueño

despierta con las manos oníricas

vellones de una almohada que se hizo realidad

para siempre a la sombra del tiempo

discurriendo en otros ojos

lo escrito a la sombra del lector

lo leído a la sombra del libro

una caja una ventana una casa

solo una estructura del sueño

para construir o habitar nuestra voz

esa geografía

como aquella niña a la sombra de mi madre

que soñaba con dar a luz al objeto

y darle nombre y darle cuerpo

 

y estas palabras hijas.

 

 

 

 

41

 

Cientos de filamentos alumbran

como con sol propio

un jardín de falsos pétalos

y no hay perfume ni abeja ni viento

ni hombre durmiendo

ni muerto despierto

detrás de la vidriera estoy parado

y tiemblo

como un fantasma de carne en susto

atravesado

en estático murmullo

por festones consagrados

al confort primaveral

como de mundo de amor perfecto

concedido

tan solo a los objetos

bienaventurados

en el hábito de habitar la idea

y la forma

y el privilegio

y el sentido del espacio de la carne

qué es la carne habitando

su misterio

inmenso escaparate

de intelecto.

 

 

 

Oriette D’Angelo  (Caracas, 1990). Es Abogada por  la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Participó  en  el  Taller  de  Poesía  (2011)  del  Instituto  de  Creatividad  y Comunicación  a  cargo  de Eleonora  Requena  y  en  el  Taller  de  Poesía  (2011-2012)  del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos.  Trabaja en el área del Derecho y lleva el blog ‘‘Descendencia y Paradero’’.

Selección de poemas inéditos por Gladys Mendía

Memoria trapecista

 

Procedemos de un circo

de una memoria trapecista

Cansa ser noviembre y mancha de poema ajeno.

Cansa nuestro tiempo y espacio,

que ahora es distinto.

Cansa el fragmento roto que me une,

la fachada del tornillo que me aprieta,

la sala de espera que soy todos los días.

Cansa serte

Olvidarte

Cansa la humanidad que escondo

en el trapecio que me zumba

al vacío de tus piernas.

Cansa ir de aquí

para allá

Ser todos los lugares

y a la vez ninguno.

Memoria cansada en tu vaivén

Cerebro cansado de tantos olvidos

Deja que se rompa la cuerda

y sálvame.

 

 

 

 

Sala de emergencia

 

Hemos recorrido más que el asfalto. Dejamos pasar los avisos de tránsito que nos advertían

del posible desastre. Nos convertimos en un accidente que dejó estragos, carros destruidos

y  cauchos  fragmentados.  Explosión  completa  de  una  desilusión  avisada.  Te  conocí

cometiendo  el  delito  de  lanzar  una  bomba  directo  al  miocardio.  No  medí  los  frenos,  me

auto mediqué y me provoqué una sobredosis. [No entiendo cómo se desintoxica una herida

queriendo a alguien roto] Aquí estamos, en el eco distante del olvido y en la  catástrofe del

metrónomo.  Tenemos  la  cronología  completa  de  los  accidentes  y  el  país  nos  ayuda  a

reinventar la historia. Pasamos las venas como  pasamos la página,  pero no olvidamos, o lo

hacemos sólo cuando no queremos sangrar. He cometido el error de quererme poco y dejar

que  otros  se  den  cuenta.  Sin  embargo,  vuelvo  sin  venganza  al  accidente  que  fuiste  y  lo

convierto  en  un  vendaje  para  no  mostrar  el  hueso.  Coloco  mi  herida  en  la  candela.  Me

revuelco en la miseria que dejaste y la muestro.

 

 

 

 

 

 

 

Cortar la carne es permitir el hueso

YAMILA GRECO

 

Punto, sutura,

paraíso

Descanso en hilo suspendido

aguja rota en sueño momentáneo

Herida abierta sobre un plato

Sutura descompuesta

Salvación extemporánea

Mi cuerpo es una transición que grita

¡no me salves! Que no te lo he pedido

Te muestro los huesos

y te ruego

me abandones

que ya estoy cansada de suturarme la memoria,

de esconder la herida abierta que eres

de olvidarte a golpes

de empujarte hacia el hemisferio sur de mi cerebro

de verte feliz

mientras mi cuerpo explota

Déjame el cuerpo quieto,

que tiembla con tus manos

de plaquetas frías.

 

 

 

En mi pecho se devoran paraísos

 

Nos hemos convertido en una Pantalla. Adormecidos ante el estruendo de las piernas. [Una

cobija hueca con noticias de otro mundo. El muerto que no nos pertenece y el Presidente

obsoleto acusado de corrupción. El programa en otro idioma y la antena infaltable en cada

ventana en cada hogar. Nos dicen que aquí vale más el derecho a la alimentación que el derecho a la vida. Y morimos, pero comemos. En mi pecho se devoran paraísos, las playas, Los Roques, Mercal, La Tortuga. Subrayo un título como subrayo un país. El tiempo cambia y nos inventamos las estaciones. Nuestro invierno es una lluviecita y el verano es El Guri seco. Nos atropella una moto y seguimos. Tengo una patria de enjambres vacíos, pero la tengo. ¿Quién nos enseña a salir de la pantalla?  Quiéreme y sácame de aquí, dijo  Manolo García, pero nunca lo escuchaste.

 

 

 

 

Vadik Barrón, cantautor y escritor boliviano. Nació en Moscú, Rusia, en 1976. Creció en Oruro, Bolivia donde se inició en el arte formando parte de varios colectivos artísticos. En 1999 se muda a La Paz. Ha publicado los libros de poemas “Cuaderno Rojo” (2002), “iPoem”, (2008), (Editorial Yerbamala Cartonera, reeditado por Catafixia Editores de Guatemala en 2011) y “Rocanrol y canciones del Futuro” (Plural, 2011), que obtuvo Mención de Honor en el Premio Nacional de Poesía. Formó parte del la 1ra muestra de Poesía contemporánea en Santa Cruz el 2006 y representó a Bolivia en el 4to Festival de Poesía Latinoamericana “Salida al Mar” (Buenos Aires - Rosario, 2007). En el 2006 fue co-editor de la revista de rock boliviano “Peluche Tóxico”. Colabora en distintas revistas y suplementos culturales bolivianos y latinoamericanos.

Como músico integró la banda de rock Aisha y posteriormente Camaleón, con quienes grabó “Camaleon” (2003), “Origami” (2005) y “Veneno” (dvd, 2008). En 2007 lanza su carrera musical solista con el álbum “Astronauta” en el 2008 editó “Minimalia”, en 2009 “Los diarios” y “Ovni” (2012), con una propuesta que aúna distintos estilos musicales dentro de la música popular actual, como el pop, el rock, el jazz, la canción de autor y el folklore -boliviano y latinoamericano-, contando permanentemente con la colaboración de destacados músicos bolivianos.

Actualmente vive en Berlín, Alemania, donde ofrece conciertos todas las semanas. Trabaja en su próximo disco y su próximo libro de poemas.

www.vadikbarron.webs.com

 

Selección de Gladys Mendía del libro Rocanrol y Canciones del Futuro

POETAS DEL FIN DEL MUNDO

“I’m the one who has to die when it’s time for me to die”

Jimi Hendrix

 

Hoy, que el fin del mundo está cerca

déjenme decirlo de la manera

más cursi posible:

poetas del fin del mundo, uníos.

 

Fundemos la Sociedad de Poetas Pobres

recorramos el planeta con plata prestada

pintemos bigotes en los posters de los dioses.

 

Yo, qué he fracasado en todos los menesteres

del entendimiento humano,

que le debo tanta plata a tanta gente

que he mirado el Parnaso con delectación babosa

declaro: que esta vida es todo lo que mis ojos verán

 

denuncio el hambre de las calles,

la senectud de las ideologías

la inoperancia de las religiones

la soledad de la hora pico.

 

Ayúdenme a gritar con las manos alzadas

y drogadas como en un concierto de rock:

que esta vida es todo lo que sus ojos verán

que nos mamaron compadres,                    →

que esta vida es todo lo que tus ojos verán,

que rompieron la alcancía y no nos enteramos.

 

Que esto es lo que hay, y punto.

 

 

CANCIONES DEL FUTURO [2]

“Deja vú de lo que va a venir”

Fito Páez

 

Escribamos reseñas de libros sin publicar

fragmentos de novelas inexistentes

empecemos por el último verso

del poema más grande del mundo.

 

Pintemos estudios inconclusos

firmemos grabados ausentes

vendamos lienzos y tablas en blanco.

 

Dediquémonos a la crónica  y la glosa

al balbuceo constante de la crítica

recomendemos canciones odiosas

alabemos a los autores pérfidos.

 

La poesía no está en la calle:

en la calle está la gente que camina y trabaja

y cuestiona la utilidad de un poeta

la profundidad del teorema

la eficacia de la música

el beneficio del alma

sin despeinarse la rutina.                  →

 

 

En la calle están los perros

que se comen a los niños del futuro,

en la calle están los autos

inmóviles

de la crisis eterna.

 

Busquen la poesía en otra parte,

señorita periodista,

busquen la poesía en otra parte.

 

 

Selección por Gladys Mendía del libro iPoem (2008, Editorial Yerbamala Cartonera, reeditado por Catafixia Editores de Guatemala en 2011).

 

 

 

 

i - Poem

 

“…como el sol y la afeitadora eléctrica”

Luis Alberto Spinetta

 

 

 

Apreciemos la gracia y comodidad de

un menú de opción múltiple.

Las apariencias engalanan.

Gire la ruedita con amor

y encontrará el poema de su agrado.

Chatear es un acto de amor simulado.

Un i-poem en cambio

le ofrece al usuario

la ilusión del pensamiento,

el libre albedrío y la creatividad,

trasportándolo a parajes extravagantes y absurdos

plenos de palabrería incoherente

donde la gente se mata por un pan.

Haga de cuenta, la vida real.

Recuerde: si queremos un mundo nuevo

tenemos que acabar con éste.

 

 

 

AUTOBESTIARIO

 

“Adoro la teletransportación”

Charly García

 

 

 

Pasarla tan bien debería ser delito,

Dios ya no sabe qué hacer conmigo,

se hurga las orejas, examinando mi caso.

Soy un kamikaze, me abalanzo hacia tu centro

para ser iluminado

por el lúbrico bombeo de tu aorta.

Soy un mal paciente y un pésimo empleado

soy la paja en el ojo ajeno

la letra che, la mala estrella.

Abogo por la costumbre de besar la mano

de una mujer cuando la conoces:

hay que empezar por algún lado.

Estoy en huelga contra los candados

los sacerdotes, la gente bien.

Poco en el mundo se libra

de la celebérrima miseria

de la inmanente putrefacción del caos vuelto progreso.

Pocas horas le quedan a este desvarío

de sustancias ilícitas y psicología de reader’s digest.

Pocos fármacos producen tanta felicidad

como la poesía a las ocho de la mañana.

Yo quiero todos los besos, todas las tetas,

todo el rock clásico.

Asesíname. Soy el lunar de tu falda.

 

 

 

HISTORY CHANNEL

 

 

El hombre edifica ciudades

debajo de las palabras,

paracaídas sublinguales

niñas pop angloparlantes.

Ya no hay remedio ni arcoíris

para la lluvia ácida de los desempleados.

La taxidermia es la nueva religión

de los desamparados de la democracia.

El mundo trata cada vez mejor a sus muertos

que salen en documentales

con la dentadura podrida

explicando en sus propios términos

el futuro de la especie.

 

 

CARTA  AL  SEÑOR  DIRECTOR

 

 

Observe este tubo, obsérvelo bien:

por él se van la política,

la fifa, el psicoanálisis, las escuelas de modelaje y usted.

Oiga bien señor, renuncio a una madurez

de deudas, úlceras y cuñados

reciba por la presente

mi más completo desprecio

mi sonrisa postrera, mi grafiti espontáneo.

Me voy lejos

donde hayan puesto la vida

puede usted quedarse con el club,

los sábados y el horario continuo.

Yo afinaré la guitarra al sol

con la dentadura chueca

y rezaré por usted

en lenguas muertas.

Que el canto le quede claro:

la hormiguita hippie no trabaja más.